Se lo digo a todos los emprendedores, y se los digo a cada rato: NUNCA te enamores de tu idea… porque el amor es ciego. Si 9 de cada 10 startups no sobreviven al 2do año, qué sentido tiene enamorarse de una probable causa perdida. Prepárate para matar tu idea, búscate socios que te ayuden a asesinarla, mentores que le pongan zancadillas, inversores que la empujen por el precipicio; recuerda que lo que no te mata te hace más fuerte. Nunca te enamores de tu idea, enamórate de tus consumidores, de sus necesidades y problemas; enamórate de la data que la sustenta, de la aceptación y demanda real de tus mercados. No le tengas miedo al cambio, no le tengas miedo al fracaso; donde una idea fracasa un emprendedor triunfa (aprendiendo un montón de sus fracasos). Nunca te enamores de tu idea, amigo emprendedor, así de mal te ves, como en esta imagen, cuando te enamoras de tu idea.

Cuando te enamoras de tu idea - Entrepreneuras.com